domingo, 3 de febrero de 2013

Meditar en la Luz



“Recuerde siempre: ‘Uno llega a ser eso sobre lo que medita’ y puesto que todas las cosas proceden de la ‘Luz’, la ‘Luz’ es la Suprema Perfección y Control de todas las cosas”.
La Contemplación y adoración de la ‘Luz’ obliga a que la iluminación ocurra en la mente -salud, fortaleza, y orden entrando en el cuerpo-, y paz, armonía, y éxito manifestándose en los asuntos de cada individuo que quiera realmente hacerlo, y busque mantenerlo”.
“Todo el tiempo, a través de los siglos y en cada era, bajo toda condición, se nos ha dicho por todos los que han expresado los mayores logros de la Vida, que la ‘Luz’ es Suprema -la ‘Luz’ está en todo lugar-, y en la ‘Luz’ existen todas las cosas”
“Esta Verdad es justamente tan verdadera hoy como lo fue hace un millón de años. Tan remotamente como se encuentre un rastro de la humanidad,   los   sabios   y   grandes   seres  de  todas  las  épocas  son representados con una radiación de ‘Luz’ alrededor de ellos, emanando de la cabeza y el cuerpo de cada uno”.
“Esta ‘Luz’ es real -justamente tan real como las luces eléctricas de vuestros hogares-. No está lejano el día en que serán construidas máquinas para revelar la emanación de la ‘Luz’ alrededor de cada individuo, a la vista física de todo el que quiera observarla. Tal
máquina también mostrará la contaminación o decoloración, que llega a ser una nube alrededor de la ‘Luz’ de Dios, que el ser personal genera con los pensamientos y sentimientos discordantes. Esto -y esto tan sólo- es el modo mediante el cual se usa y cualifica mal la energía de la Gran Corriente de Vida”.
“Si quisieran practicar este ejercicio fielmente y lo sintiesen en cada átomo de su mente y cuerpo, con profunda, profunda intensidad, recibirían abundante prueba de la Inmensa Actividad, Poder, y Perfección, que reside y está activa por siempre dentro de la ‘Luz’.
Cuando hayan experimentado esto, incluso durante un corto periodo de tiempo, no necesitarán pruebas posteriores. Ustedes llegan a ser su propia prueba. La ‘Luz’ es el Reino. Entren en él y QUEDEN en paz Retornen a la casa del Padre.
Después de diez días de usar este ejercicio, es bueno hacerlo tres veces al día -mañana, mediodía, y noche-”.
“Nosotros oímos a menudo esta queja: ¡Oh! ¡Yo no dispongo de todo ese tiempo! A todos los que son de esta opinión deseo decirles simplemente esto:
“El tiempo que gasta la persona media en criticar, condenar, y culpar a la gente, a las condiciones y a las cosas, por no ser como ella piensa, si fuese ocupado con este reconocimiento y uso de la ‘Luz’, haría posible manifestarse el cielo en la Tierra, para el individuo que ose probarlo y tenga la determinación suficiente para mantenerlo. Nada es imposible.

La ‘Luz’ nunca falla”.

“La ‘Luz’ es el Modo Divino de crear y mantener Orden, Paz, y Perfección a través de la Creación. Cada ser humano sobre esta Tierra dispone de todo el tiempo que desee, en el cual hacer esto, cuando su deseo para hacerlo es lo suficientemente intenso. La intensidad en el deseo mismo reordenará el mundo de las gentes, condiciones, y cosas, para proporcionar ese tiempo, si él fervientemente desea usarlo para su elevación. 
Ninguna persona en el mundo es una excepción a Esa Ley -porque el deseo intenso para hacer algo constructivo, cuando llega a ser suficientemente intenso, es el Poder de Dios que libera la energía necesaria para crear y expresar la cosa deseada-”.
“Todo el mundo tiene el mismo privilegio supremo de contactar con la Todopoderosa Presencia de Dios, y Ella es el Único Poder que siempre elevó, eleva ahora, y elevará, al ser personal y su mundo, por encima de la discordia y limitación terrenal”.
“Hijo Mío Bienamado, pruebe esto con gran determinación y hágase consciente de que Dios en uno es la Victoria Cierta”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario